Buscar
  • Borja Ordóñez García

Horas de estudio

¿1? ¿2? ¿4? ¿6? ¿8?...

¿Cuantas horas deberíamos estudiar o practicar los músicos? ¿Cuanto es suficiente?¿Con cuanto nos quedamos cortos y con cuanto nos pasamos?

Estas es una de las eternas preguntas que todos los profesores y alumnos se hacen, y a lo largo de mi vida he obtenido múltiples respuestas.

Un profesor me dijo que en Grado Medio lo que se debía estudiar lo marcaba el curso en el que uno se encontraba, es decir en:

1º Curso - 1 Hora 2º Curso - 2 Horas 3º Curso - 3 Horas. ...

Así hasta el último de los cursos de Grado Medio, 6º Curso...¿Y que hacemos cuando pasemos a 1º de Grado Superior?

También me he encontrado con compañeros de estudios, los cuales contaban con orgullo cómo sus profesores les contaron que durante algunos años estuvieron practicando 8 horas diarias, ante lo cual sólo podía poner cara de estupor. Otro gran compañero (en todos los sentidos, personal y físicamente) estudiante de contrabajo en Graz, marcaba la diferencia entre viento y cuerda, ya que un instrumentista de viento sufre un desgaste físico que no acusa uno de cuerda.

Como último ejemplo, tuve una conversación hace unos años con un gran amigo personal y musical, oboe solista ahora mismo de la ópera de Berlín, el cual me explicó que él estudiaba 2 horas por la mañana y 2 por la tarde con una pausa, ni mas ni menos, porque haciéndolo de manera concentrada y ordenada se sacaba todo el jugo que se podía al estudio.

Hace tiempo leí una entrevista del pianista polaco Rubenstein, en la que afirmaba que nadie debería de practicar mas de cuatro horas al día, ya que si alguien necesitaba practicar más, era porque lo estaba haciendo de forma incorrecta.





El violinista Heifetz también explicó que nunca creyó en las largas horas de práctica, y que esto era tan nocivo como la falta de la misma.

Quizás la frase que más me ha marcado en este tema ha sido la siguiente:

“Practica con tus dedos y necesitaras todo el día. Practica con tu mente y lo podrás hacer en una hora y media.”


Primeramente, creo que deberíamos diferenciar entre práctica y estudio. Uno puede estar practicando horas y horas, depurando un pasaje, fijando la coordinación de los dedos con la ayuda del metrónomo, tocando ejercicios de técnica minuciosamente.


Sin embargo, cuando hablamos de estudiar deberíamos de hacerlo en un sentido más estricto, es decir, cuando estudiamos lo deberíamos de hacer utilizando el 100% de nuestra concentración, y esto es algo muy complicado y a lo que nos debemos de acostumbrar poco a poco.


Es muy normal realizar una practica deliberada, creyendo que lo estamos haciendo muy bien porque estamos tocando muchas horas, pero esto es algo erróneo. No por tocar mas horas lo hacemos mejor.

Con el estudio deliberado conseguimos 3 objetivos que no deberíamos perseguir: 1- Perder el tiempo 2- Perder confianza 3- Aburrirnos de estudiar



Perdemos tiempo al estudiar sin pensar en lo que estamos haciendo ya que practicamos muchas veces malos hábitos que luego son muy difíciles de corregir, por lo que perdemos confianza en nosotros y acabamos aburriéndonos de estudiar, algo que puede ser muy gratificante.

¿Cuantas horas al día debo estudiar?


Personalmente, durante los estudios de ESO y Bachillerato estudiaba siempre que me era posible, algunos días era mas y otros menos, algunos 30 minutos y otros 3 horas, y puedo asegurar que los 30 minutos me eran mucho mas provechosos que algunas de las horas que hacía en las sesiones largas. Durante una época, al comienzo de vivir y estudiar en Graz (Austria) me centré de pleno en estudiar, estuve estudiando 6 horas al día durante 2 semanas, hasta que el labio me dijo que ya no podía mas. Tuve que parar después durante 3 días enteros.

Con el tiempo llegué a la misma conclusión que mi amigo oboísta Juan Pechuán me dijo años atrás y que yo también recomiendo: 2 horas bien centradas de estudio son suficientes, ahora bien, si tenemos tiempo libre, podemos invertir esas 2 horas durante la mañana, y por la tarde podemos practicar técnica, pasajes de orquesta o estudios de mecanismo, los cuales se pueden hacer incluso delante de la tele o leyendo un libro. 4 Consejos para un estudio más efectivo


1- Define una duración para tus sesiones de estudio, no empieces sin un horario en el que tengas pensado terminar.

2- Ajusta tu estudio a los momentos del día donde consideres que tienes mayor energía. 3- Mantén un registro de los objetivos que deseas conseguir por semanas, en una libreta apunta también los descubrimientos de nuevos objetivos que encuentres para estudiar.

4- Cabeza a la hora de estudiar, piensa bien como abordar cada pasaje que se resista y no empieces a practicarlo sin mas.




10 vistas
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now